11/01/2018

Desafíos

La Trifecta de Dificultades

Como es que un grupo étnico tan grande puede mantenerse impermeable a no solo la obra misionera pero también apoyo de ONGs para la mejoría de comunidades? Hay tres razones interconectadas, una Trifecta, que, hace el vivir, trabajar y ministrar entre los Pastunes una de las tareas más difíciles en misiones hoy en día. Estas tres razones interconectadas son llamadas por algunos obreros: la Trifecta en la obra Pastun.

1. Idioma y Cultura

Primero, el idioma y cultura Pastun, en contraste a otros idiomas y culturas en la región, toma mucho tiempo para acostumbrarse. Su idioma es ambos, bastante difícil de pronunciar y gramáticamente complejo en comparación al Persa o Urdu usado por otros grupos en la región. La interpretación y aplicación Pastun del Islam también es una más extrema en comparación a otros grupos en la región. Alineado con esto, la separación y tratamiento de mujeres en la comunidad es más extremo. Pocos en el mundo son los obreros que están dispuestos a lanzarse a este mundo tan difícil. Menos aún son los que duran y tiene éxito en sus esfuerzos. Pero espera, hay dos razones más.

2. Calidad de Vida

“Pastunistan,” en una combinación de topografía, abandono y una tendencia de ahuyentar a extranjeros tratando de ayudar en la región, tiene una de las peores calidades de vida en la tierra. Electricidad o sanitación básica no existen en ninguna parte con excepción de las ciudades más grandes en la región Pastun, y ni que decir de apoyo médico u oportunidades de educación. In las ciudades grandes como Kandahar, Peshawar o Jalalabad, la situación es solo ligeramente mejor. Una mezcla de desagües al aire libre, falta de electricidad, un calor infernal que dura 6 meses del año y un par de cosas más y no es difícil ver cómo vivir y ministrar en este contexto con gente con la que es difícil convivir es aún una tarea no completada. Pero espera, aún hay más.

3. Zona de Guerra

Cualquier persona que está informada sobre noticias globales puede mirar la frontera entre Afganistán y Pakistán y decir con confianza: “Esta es una de las regiones más peligrosas de la tierra.” Y tendrían razón! Mientras estos dos países disfrutan una estabilidad relativa en general, la región “Pastunistan” en la frontera entre los dos países es una que, por su mayor parte está fuera del control de su respectivo gobierno y una zona prohibida a ingresar para ciudadanos, ni que decir sobre extranjeros. Pastunistan es la base central del Talibán y otros grupos insurgentes. Bombardeos, secuestros y otros actos violentos son comunes en la región. Operaciones militares para contrarrestarlos también lo son. Vivir en Pastunistan es vivir en una zona de guerra.

Con esta Trifecta de dificultades constantemente en juego, una presencia residencial en las tierras Pastunes es difícil y ardua. Sin embargo, los Pastunes son personas amadas por Dios y por las cuales Cristo dio su vida. Ellos también son, para el hombre o mujer con valor, creatividad, perseverancia y fe, un grupo que puede ser alcanzado.

Por favor únete a nosotros en orar por los Pastunes:

  • Que Dios envié a misioneros valientes y creativos para que vivan entre los Pastunes en sus tierras natales o diáspora.
  • Que Dios bendiga los esfuerzos de traducción de la Biblia Pastun. (Por el momento, hay muy pocas escrituras traducidas a Pashto y no existe una Biblia completa).
  • Que el Evangelio penetre esta tierra Pastun a través de medios creativos como programas de radio, internet y medios sociales.